LIMITES EN EL CONTACTO

Hablar de límites o pensar en límites lo primero que se nos viene a la cabeza es como decir que No; y conectar con los límites es mucho más amplio y más profundo. Es conectar con nuestros permisos, mandatos, lealtades…

La Terapia Gestatl es una terapia de contacto, contacto-retirada,  donde vamos  conectando con lo propio y lo ajeno y para ello trabajamos en los límites, también llamados fronteras en el contacto.

El límite es una separación, la marcación del territorio que le hacemos al otro para no ser invadidos, el límite es un stop, hasta aquí…

Invito a que nos cuestionemos para ampliar nuestra manera de ver el mundo y a nosotros mismos:

¿Cómo me relaciono con el otro?, ¿cómo me relaciono conmigo mismo?…

¿Dónde está el límite de corte?

Hemos de Tomar conciencia del límite externo y el  límite interno. Tomar conciencia de cómo me acerco y me separo, de cómo me hablo y me auto saboteo;  de cómo a veces nos adaptamos o sobre adaptamos a las circunstancias, de cómo posponemos los quehaceres, la acción;  o la no confrontación…  ¡poner el limite al otro de hasta aquí!, o ¡a uno mismo hasta aquí!, a la hora de posponer nuestra propia acción, de posponer lo pendiente.

A veces no ponemos límites por no entrar en conflicto y realmente es en ese momento cuando se crea el conflicto más genuino; el conflicto y la no conexión  con uno mismo, por ser fiel al otro.

Aquí es dónde los introyectos, las creencias limitantes son un no permiso a hacer y a ser, aquello que me creo porque me lo han dicho y lo hago como si fuera mío, sin digerir; es decir,  todo aquello que no nos deja ampliar la mirada y nos restringe nuestra forma de actuar y de relacionarnos. Todo esto va haciendo que nuestra frontera con lo externo sea más rígida.

En esto vemos como a veces  “la gente hace mucho más por mantener los conflictos que por resolver”,

Somos responsables de lo que pensamos, de lo que hacemos y decimos y en este sentido el límite sano es aquel que es lo suficientemente claro y bien delimitado, donde “me enfrento” a los propios monstruos de que pasara si pongo el límite al otro…

Realmente en los límites de las necesidades y fronteras con uno mismo y con el otro siempre ganamos, salimos de lo que nos coarta para entrar en una nueva mirada de ampliar visión.

Para que exista una relación sana es indispensable que cada uno conserve su propia identidad y respete la del otro

Es importante y necesario reafirmarse, reafirmarse en una toma de conciencia para que haya una decisión posterior que te lleve a un buen  contacto y a un buen manejo de lo que es necesario para mi bienestar físico, psíquico y emocional y lo que no lo es.

Teresa Velasco

artículo siguiente